IBERIA NATURA

Dicen que hace muchos años, una ardilla podía cruzar la península Ibérica de lado a lado sin bajarse de los árboles. Eso hoy en día, a cambiado bastante.
Pero tenemos la satisfacción de contar con el país de mayor biodiversidad de flora y fauna de todo el continente europeo.
Más del 12% del territorio español está protegido por alguna denominación como Parque Nacional, Parque Natural, Reserva Natural, Paisaje Protegido, etc. Eso supone la protección de más de 6 millones de hectáreas terrestres y más de 254000 hectáreas marinas.
Es maravilloso caminar por alguno de estos espacios y observar el vuelo de un águila imperial; el ruido de un arroyo precipitándose por una cascada; el escándalo de la berrea producida por el celo del ciervo; el cambio de color de los hayedos en otoño...
Por todo esto y más, me lancé a crear este blog, para que a las personas que les guste caminar y observar la fauna y flora, sepan donde están los rincones naturales más bellos de este increible país de contrastes.
NO SOLO LOS HOMBRES HABITAMOS ESTE PLANETA.
¡¡¡CUÍDALO!!!



24 febrero 2012

FUENTES de AITANA

Una vez ascendidas las cumbres más altas de la provincia de Valencia (Calderón o Alto de las Barracas) y de Castellón (Penyagolosa), acabaremos con el ciclo de los picos provinciales más altos, con la subida a Aitana, en la provincia de Alicante, y así, terminar las tres cumbres de la Comunidad Valenciana. Seguro que seguiremos subiendo a más cimas por tierras levantinas, pero de momento, los tres principales picos provinciales ya los hemos alcanzado.

Esta excursión, no solo tiene como interés alcanzar el punto más alto de la provincia de Alicante, sino que valores paisajísticos, geológicos y botánicos logran satisfacer al más experimentado montañero.

Saliendo de la alicantina localidad de Benifato, una pista asfaltada nos lleva hasta el área recreativa de las fuentes de Partagás, lugar donde iniciaremos nuestro itinerario.

Una vez estacionado nuestro vehículo, nos acercamos a las fuentes de Partagás, por donde brotan unos buenos y frescos chorros de agua, a la sombra de unos álamos blancos. Podemos aprovisionarnos de agua en estas fuentes, aunque a lo largo del recorrido, dos nuevos manantiales nos saldrán a nuestro encuentro.

Comenzaremos a caminar siguiendo por el mismo camino que nos a traido hasta aquí, pero que a partir del área recreativa de las fuentes de Partagás, la pista asfaltada se convierte en un camino de tierra. Iniciamos nuestro trayecto con una corta subida, siguiendo las indicaciones del PR-V 10, que en este tramo comparte indicación con el PR-V 21, que es el que vamos a recorrer.

Unos minutos después, encontramos una bifurcación. Dejaremos el PR-V 10 que, hacia la izquierda se dirige al pueblo de Sella, y a nuestra derecha, tomamos el camino que está balizado por pinturas blancas y amarillas, con la denominación de PR-V 21 y que lo recorreremos hasta llegar a la font Forata. Además de las indicaciones del PR, nos encontramos con la señal del sendero botánico del Passet de la Rabosa, que comparte trayecto con el camino balizado.
 

Una vez girado a la derecha, continuamos nuestra excursión dirigiéndonos hacia la pared de Peña Alta, la muralla rocosa que tenemos enfrente y que unas horas después, recorreremos por su parte alta. De momento, el camino transcurre entre antiguos huertos, pudiendo observar notables ejemplares de rosal silvestre y majuelos.
 

Unos minutos después, debemos de abandonar el camino, que se dirige hacia una finca privada y hacia un pozo de nieve, tomando un sendero hacia la derecha. Dicho sendero comienza a ascender dirigiéndose hacia el collado que tenemos enfrente. Para llegar a él, debemos de atravesar un caos de rocas que han caido de las paredes de la montaña.


Siguiendo el sendero, bien señalizado, cruzaremos entre las rocas ascendiendo poco a poco. Por esta parte del recorrido, a la derecha, se observa la cercana localidad de Beniarda, teniendo el embalse de Guadalest a sus pies. Seguimos caminando, observando una especie de "torre", que no es otra cosa que una pétrea pared con esa singular forma, a nuestra diestra. Poco tiempo después, llegamos al collado.

Continuamos por el inconfundible sendero, que sigue ascendiendo. En todo este nuevo tramo, no tomaremos ningún sendero que nos surja por nuestra derecha. Pasamos junto a una bonita hiedra agarrada a una roca, a nuestra izquierda. El camino, tapizado en todo momento por matorral, de entre el cuál destaca el majuelo, una especie arbórea, sigue en constante subida hasta llegar a las inmediaciones de la fuente del Nogal, precioso lugar donde podremos tomarnos un pequeño descanso.

La refrescante agua de la fuente que nutre una balsa situada a su lado y la sombra del hermoso nogal, nos atrae para quedarnos aquí, pero debemos de seguir nuestro camino. Continuamos ascendiendo unos pocos metros más hasta que el sendero se convierte en pista. Ya nos habremos percatado de la enorme esfera situada en lo alto de la pared a nuestra izquierda. Justo ahí, se sitúa el punto geodésico de la cima de Aitana, nuestro objetivo.

Continuando por la pista, dejamos a mano izquierda un camino, siguiendo recto. Después de una corta bajada, volvemos a subir y al cabo de unos minutos llegamos a una bifurcación. Es aquí donde abandonamos el PR-V 21 que se dirige recto hacia el port dels Tudons (puerto de los Tudons). A nuestra derecha, podemos observar un pozo de nieve.

Debemos de seguir hacia la izquierda, siguiendo la indicación del sendero botánico del Paso (creo que esa es su traducción) de la Zorra. A partir de este momento, caminaremos por el sendero que está balizado por marcas blancas y amarillas, cuya nomenclatura es PR-V 20, en dirección a la cima de Aitana. Pero antes de seguir por el citado camino, realizamos una parada en la cercana fuente Forata, situada a nuestra derecha.


Dicha fuente, constituida por una sucesión de abrevaderos, es el manantial de agua situado a más altura de la provincia de Alicante. Una vez terminada la parada y después de haber bebido agua por tercera vez en fuentes distintas, continuamos nuestro trayecto. Tengo que recordar que ésta es la última fuente que nos encontraremos en nuestro recorrido. Por lo tanto, si tenemos que rellenar agua en nuestras cantimploras, éste será nuestro último punto para hacerlo.
 
Seguimos por este nuevo sendero, el PR-V 20, que se dirige hacia el E, o sea, en sentido contrario al que traíamos, en contínuo ascenso. Otro pozo de nieve, éste algo escondido a nuestra derecha, se ubica cercano al sendero. En todo este tramo de camino, podremos ir observando distintas especies de flora, aprendiéndonos su nombre puesto que en algunas de ellas, un cartel de madera nos lo señala. Caminamos bajo la Peña Forata, pared que da nombre a la fuente situada unos metros más abajo y, cuya mayor característica, es un agujero casi perfecto que atraviesa la roca.
 
Minutos después, el sendero parece acabar, puesto que un desplome de rocas aparece frente a nosotros. Pero no es así, puesto que el PR-V 20 va sorteando las piedras. Al principio, en sendero discurre cercano a la pared hasta llegar a un bonito ejemplar de tejo. Desde este ser vivo, el camino continúa hacia la izquierda, debiendo de seguir atentamente las marcas blancas y amarillas del PR, prestando atención a nuestros pasos, puesto que a nuestra izquierda tenemos una pequeña canal. Unos metros más arriba, el sendero atraviesa un estrecho paso, entre la pared y una roca, el famoso Passet de la Rabosa o Paso de la Zorra para los castellanoparlantes.
 
Lo cierto es que el citado Paso de la Zorra, son dos en realidad. El primero no tiene mayor complicación pero el segundo tienes que agacharte para pasar, de ahí el nombre de Zorra, puesto que "solo" un raposo podría atravesarlo.

Una vez pasado este tramo, nos sorprenderá el terreno que nos aparece. Una enorme sima nos surge a nuestra diestra. Ésta y otra situada al frente son las llamadas simas del Partagás. Continuamos por el sendero que ahora desciende. Prestando algo de atención, seguiremos las marcas blancas y amarillas del PR, puesto que en esta zona no está muy claro el sendero a tomar. De todas formas, iremos descendiendo teniendo siempre a nuestra derecha una de las simas. Unos minutos después, llegamos a la parte más baja del área en el que nos encontramos, donde se ubica una pradera. Aquí, varios senderos se bifurcan.

Seguimos hacia la derecha, volviendo a tener la sima por la que hemos descendido por su borde a nuestra diestra. Por esta otra parte, el sendero sigue sin estar muy claro pero, como anteriormente he citado, una de las simas del Partagás se nos queda a nuestra derecha. Unos metros más arriba, el sendero se vuelve bastante claro, puesto que está mucho más pisado. Algunas marcas blancas y amarillas nos indicarán que estamos en el camino correcto.

Pocos minutos después, una senda a mano derecha surge en nuestro camino. La tomamos, puesto que un poste con las marcas del PR nos indica que ese es el sendero correcto. Si continuásemos recto, llegaríamos al mismo lado, pero caminando unos metros más abajo. Seguimos ascendiendo. Unos metros después, un gran hito de piedras situado a la derecha nos llama la atención. Subimos hacia él, hacia nuestra diestra. Dicho mojón pétreo, es la "nueva" cima del Aitana, puesto que a la original no se puede acceder ya que está dentro del perímetro de un recinto militar. Por lo tanto, a 1548 metros de altura, se puede decir que hemos coronado el pico.

Pero una vez aquí, fijándome en el recinto militar, observo que unos metros más adelante, parece que hay una pequeña zona que está algo más alta que donde estoy, en el hito de piedras. Por lo tanto, bajamos hacia la senda del PR-V 20, continuando hacia la derecha en dirección al área militar. Unos pocos minutos después, a la altura de un par de encinas chaparras, giramos hacia la derecha, hacia lo alto de una piedra. Y, en efecto, este lugar tiene más altura que donde se sitúa el mojón de piedras. Concretamente... ¡1 metro más!. Mi GPS lo confirma: 1549 metros de altura. Ahora si que estamos en la "cima" del Aitana.

Puesto que no podemos ascender más (a no ser que llevemos en la mochila una cizalla para romper la alambrada del área militar), podemos afirmar que estamos en el lugar más alto de la provincia de Alicante.
 
Las vistas desde aquí son sencillamente espectaculares: el Puig Campana (con su singular brecha), el illot (islote) de Benidorm, el pantà d'Amadorio (pantano de Amadorio), el Cabeçó, el Montcabrer y la serra de Mariola, Bernia, Montgó y, por supuesto, el mar Mediterráneo. 360º de visión paisajística brutal.

¡Ah, se me olvidaba!. Como no nombrar la magnífica "vista" del recinto militar. Como bien dije anteriormente, el punto geodésico, o sea, el lugar más alto de la provincia de Alicante, la auténtica cima de Aitana, a 1559 metros de altura, se encuentra "secuestrada" por el ejército español. Con la época tan dramática de recortes que tenemos que soportar en este país y, sin embargo, el presupuesto para Defensa sigue aumentando. De locos. ¡Hay que hacer más el amor y menos la guerra!. En definitiva, todo el área militar estropea unas vistas preciosas.

Una vez que nos hayamos empachado de observar el territorio alicantino y de haber descansado un rato, volvemos nuevamente hacia el sendero PR-V 20, siguiendo hacia la derecha hasta las inmediaciones de la valla que delimita el perímetro del recinto militar. Aquí, el PR se dirige hacia la derecha, descendiendo la canal en busca de la font Forata. Nosotros nos hemos acercado hasta aquí para poder divisar el interior del área militar, buscando el punto geodésico del Aitana, situado al lado de la gran esfera. Es lo máximo que nos podemos acercar, puesto que me da cosa arrimarme a la valla, temiendo que esté electrificada y me dé un "pequeño" calambre. Mejor no probarlo. Por lo tanto, volvemos por la senda que nos ha traído aquí, hasta llegar nuevamente a los prados de Partagás, donde iniciamos el último tramo de ascenso al Aitana.


Ahora tenemos que girar a la derecha, subiendo la evidente loma que tenemos enfrente. Si mal no recuerdo, un cartel de madera nos señala la dirección a seguir hacia Benifato. La senda que sigue recto acaba unos metros después en el borde de otra de las simas de Partagás. Por lo tanto, nuestra dirección a segur será hacia la derecha, dejando a nuestra espalda el paso de la Zorra.

El sendero ascendente se divide unos metros más arriba, continuando por el de la izquierda.



Pocos minutos después, llegaremos a la parte más alta de esta loma. Nos giramos para contemplar por última vez la cima de Aitana.




El sendero continúa en dirección E, circulando a escasos centímetros del abismo (a la izquierda) que forma la rocosa muralla de la sierra de Aitana. Unos metros más adelante, el sendero se vuelve a bifurcar. Da igual el que tomemos, ya que ambos se volverán a unir después. El sendero de la izquierda nos guía por la parte más elevada de Peña Alta; el de la derecha continúa en la misma dirección pero unos metros más abajo.

Decidimos tomar éste último sendero, que continúa atravesando unas pequeñas manchas de encinas en estado arbustivo (chaparras). Cierto es que si huebiéramos elegido circular por el sendero de la izquierda, habríamos obtenido unas magníficas vistas de los pueblos vecinos de Benifato: Beniarda, Benimantell y el Castell de Guadalest, con su inconfundible torre-campanario. Pero como nuestros ojos ya han recibido una sobredosis de vistas panorámicas, decidimos no seguir este trayecto.

Minutos después, nuestro camino desciende vertiginosamente. Aunque observemos alguna senda que nos pueda surgir por nuestra diestra, deberemos ir siempre por el sendero más marcado, que no es otro que el que discurre cerca de los cortados situados a nuestra izquierda. Y es a partir de este punto, donde volveremos a asombrarnos por la belleza de las vistas que tenemos enfrente.


Bernia, el Penyal d'Ifac (Peñón de Ifac) y, si no me equivoco, Montgó y la ciudad de Dénia rodeados por el azul del mar Mediterráneo.

Seguimos nuestro camino, que una vez descendido comienza un corto ascenso, siempre hacia el E, con los cortados a nuestra izquierda que en algunos sitios, nos seguirán obsequiando con bonitas vistas. Unos minutos después, veremos una pista forestal que surge de nuestra derecha a bastantes metros por debajo de nuestros pies.

Dicho camino viene desde Sella y será el que nos guiará definitivamente hasta las fuentes de Partagás. Al rato, el sendero vuelve a descender de manera considerable hasta alcanzar la pista forestal. Estamos en el puerto de Tagarina. Hacia la derecha, la pista se dirige a Sella, por lo cuál tomamos la dirección contraria, hacia la izquierda.

Desde la pista forestal, iniciamos el camino descendente que nos llevará hasta el inicio de nuestra excursión. Dicho camino está balizado con la denominación de PR-V 10. Durante el trayecto, nos sorprenderá encontrarnos con ejemplares de arce y fresno, que nos indican que caminamos por una húmeda zona de la umbría de la sierra de Aitana.

Unos minutos después, observaremos una senda hacia nuestra izquierda. La tomamos y en un corto ascenso, nos lleva hasta un enorme pozo de nieve. Para volver al camino que transitábamos anteriormente, existe un sendero poco marcado situado al lado contrario de la entrada al pozo de nieve. Nosotros, volvimos al camino realizando "freestyle", puesto que tomamos un pequeño sendero situado a la derecha de la entrada a la antigua "máquina de hielo", que desapareció a los pocos metros de haberse iniciado, descendiendo hasta el camino llevando cuidado de no pisar ningún árbol plantado aquí gracias a las repoblaciones realizadas en esta zona de la sierra.

Una vez en el camino, continuamos hacia la izquierda en contínuo descenso. Pocos metros más abajo, un cartel situado a nuestra izquierda junto a un sendero, me hace pensar que en este punto es donde confluye el sendero que baja desde el pozo de nieve hasta el camino. Si lo es, que todo me hace indicar que sí, bajaríamos por aquí, y así minimizamos el riesgo de aplastar alguna especie vegetal.

Seguimos caminando para llegar al cabo de unos minutos, a la bifurcación que unas horas antes habíamos tomado hacia la izquierda para ascender al pico más alto de la provincia alicantina. Por cosiguiente, continuamos hacia la derecha, llegando en muy poco tiempo al área recreativa de las fuentes del Partagás, donde finalizaremos esta bonita excursión junto a los caños de la fresca y pura agua que brota de las entrañas de la sierra de Aitana, lugar que tardaremos en olvidar gracias a que sus maravillosas vistas han quedado marcadas en nuestras retinas para siempre.

DATOS RUTA



Tiempo empleado >>> 4,04 minutos



ACCESO

Desde Confrides tomar la carretera CV-70 dirección Benifato y Benimantell. Después de algo menos de 6 kilómetros, abandonamos dicha carretera para continuar hacia la derecha por un camino asfaltado que nos conduce hasta Benifato. En este tramo atravesamos 3 barrancos o arroyos estivales, los barrancs (barrancosMaset de MoraPullens Forat (Agujero).

Continuamos por el camino asfaltado bastante menos de 1 kilómetro, habiendo dejado atrás otro camino asfaltado que nos surgía a nuestra derecha. También habremos atravesado el barranc d'Ansanet (barranco de Ansanet). Justo antes de sobrepasar la señal que nos indica que estamos en Benifato, giramos hacia la derecha tomando un nuevo camino asfaltado, indicado con una señal que nos marca la dirección para llegar a las fuentes de Partagás.

Seguimos por este camino asfaltado, por el cuál se cruzan tres pistas asfaltadas. En el primer cruce, a escasos metros del inicio del camino por el que transitamos, seguimos hacia la izquierda; en el segundo, continuamos hacia la derecha y en el tercero, nuestra dirección correcta será la de la izquierda. Si mal no recuerdo, todos estos cruces están indicados menos el último, siguiendo siempre la dirección hacia las fuentes de Partagás, lugar en el que termina el asfalto. Después de casi 4 kilómetros recorridos, llegaremos al área recreativa de las fuentes de Partagás, donde estacionaremos nuestro vehículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada